Beneficios del Aceite de Oliva Virgen Extra.

Un estudio que se publica en Neurology ha verificado que aquellas personas mayores que usaban Aceite de Oliva regularmente para cocinar y como aderezo de ensaladas tenían 41% menos probabilidades de sufrir un problema cerebrovascular que los que lo consumían raras veces. El Aceite de Oliva es -seguramente- el complemento más importante de nuestra dieta, ya que al ser ácidos grasos insaturados, nos pueden beneficiar muchísimo, tomando siempre la cantidad correcta. Aumenta la longevidad y ayuda a un envejecimiento saludable, protege el desarrollo del Alzheimer y el deterioro cognitivo relacionado con el envejecimiento. Al ser puro zumo de aceituna y no ser refinado, es el mejor Aceite de Oliva que podemos consumir, y el más sano. El Aceite de Oliva Virgen Extra, consumido junto a una dieta tipo mediterránea, es beneficioso para la prevención de las enfermedades cardiovasculares.

Numerosos estudios demuestran el poder antiinflamatorio de los polifenoles que ayudan a proteger de la aterosclerosis. Además, el Aceite de Oliva es rico en ácido oleico (C18:1). Se trata de un tipo de grasa monoinsaturada (AGMI) cardiosaludable, ya que aumenta el colesterol HDL (bueno) y reduce el colesterol malo.

Algunos estudios han sugerido que dietas ricas en aceite de oliva podrían proteger de algunos tipos de cáncer, como el cáncer de mama, previenen la formación de células cancerosas. Además podrían ayudar a controlar la obesidad y la diabetes tipo 2, como parte de una alimentación saludable. En las personas diabéticas, ayuda a rebajar los niveles de glucemia, por lo que necesitarían menos cantidad de insulina. Ayuda al endurecimiento de los huesos.

Ayuda al sistema digestivo en la asimilación de grasas y reduce el riesgo de la aparición de úlceras gástricas. Excelente para la piel: con grandes propiedades hidratantes, mejora la estructura de la epidermis y retrasa el envejecimiento de la piel

Un valor añadido del Aceite de Oliva Virgen Extra para las personas que están tomando medicamento anticolesterolemiante es que se ha observado que su consumo mejora el efecto de dicho fármaco frente a la ingesta de otras grasas como el aceite de girasol.